Para mejorar el rendimiento de un NAS Synology mediante la activación de la caché utilizando un disco duro M.2 NVMe, es esencial seguir un proceso cuidadoso de instalación y configuración. Primero, asegúrate de que tu NAS sea compatible con discos NVMe y de que tengas los componentes necesarios, como el adaptador M.2 y los tornillos de montaje. A continuación, sigue estos pasos para conectar el disco M.2 NVMe:

  1. Preparación del NAS: Apaga el NAS Synology y desconéctalo de la corriente. Abre la carcasa del NAS utilizando la herramienta adecuada, generalmente un destornillador, y localiza la ranura M.2 designada para el disco NVMe. Asegúrate de que la ranura esté limpia y libre de polvo para evitar problemas de conexión.
  2. Instalación del disco M.2 NVMe: Inserta el disco M.2 NVMe en la ranura correspondiente del NAS con cuidado. Asegúrate de alinear correctamente los conectores del disco con la ranura y de que esté firmemente en su lugar. Utiliza los tornillos suministrados para fijar el disco en su posición, si es necesario, siguiendo las instrucciones del manual del usuario.
  3. Cierre de la carcasa y conexión: Vuelve a colocar la carcasa del NAS y asegúrala correctamente con los tornillos. Conecta el NAS a la corriente y enciéndelo. Espera a que el sistema operativo del NAS se inicie por completo antes de continuar con la configuración.
  4. Configuración de la caché: Accede a la interfaz de administración del NAS Synology a través de un navegador web e inicia sesión con tus credenciales. Navega hasta la sección de configuración de almacenamiento o caché, según el modelo específico de tu NAS.
  5. Activación de la caché con el disco NVMe: Sigue las instrucciones proporcionadas en la interfaz de administración para configurar el disco M.2 NVMe como caché. Esto puede implicar la creación de un volumen de caché SSD y la asignación de aplicaciones o servicios específicos para que utilicen esta caché, lo que mejorará significativamente el rendimiento del NAS.

Una vez completados estos pasos, el disco M.2 NVMe estará conectado y configurado correctamente como caché en tu NAS Synology. Asegúrate de monitorear regularmente el rendimiento del sistema para optimizar su funcionamiento y aprovechar al máximo los beneficios de la caché SSD.

Estos son los discos que hemos utilizado nosotros con nuestro modelo:

Samsung 970 EVO Plus, recomendados y autorizados por Synology:

Y aquí tienes una captura de la configuración, con los ratios de rendimiento: