Realizar un buen mantenimiento de tu CPU, limpiar el disipador y cambiar la pasta térmica regularmente es fundamental para garantizar un rendimiento óptimo y una vida útil prolongada de tu PC gaming. Aquí te dejo un paso a paso para realizar este mantenimiento:

  1. Reúne tus herramientas:
  • Alcohol isopropílico.
  • Paños suaves y no abrasivos.
  • Pasta térmica de calidad.
  1. Apaga y desconecta tu PC:
  • Antes de realizar cualquier mantenimiento, apaga tu PC y desconéctalo de la fuente de alimentación para evitar descargas eléctricas y daños en los componentes.
  1. Abre el gabinete de la computadora:
  • Utiliza un destornillador para quitar los tornillos del panel lateral del gabinete y acceder al interior de la computadora.
  1. Desconecta el disipador:
  • Desconecta los cables de alimentación del ventilador del disipador de la placa base.
  • Afloja los tornillos de montaje del disipador para liberarlo del socket de la CPU.
  1. Retira el disipador:
  • Con cuidado, levanta el disipador de la CPU.
  • Usa una tela suave y limpia para retirar cualquier residuo de pasta térmica tanto del disipador como de la CPU.
  1. Limpia el disipador:
  • Usa aire comprimido o una lata de aire para eliminar el polvo y la suciedad acumulada en el disipador y el ventilador.
  • Si es necesario, desmonta el ventilador del disipador para limpiarlo más a fondo.
  1. Limpia la CPU:
  • Con un paño suave y alcohol isopropílico, limpia cuidadosamente la superficie de la CPU para eliminar los restos de pasta térmica anterior.
  1. Aplica la nueva pasta térmica:
  • Aplica una pequeña cantidad de pasta térmica de alta calidad en el centro de la CPU.
  • Extiende la pasta térmica de manera uniforme utilizando una tarjeta de crédito o una herramienta similar para cubrir toda la superficie de la CPU de manera uniforme.
  1. Vuelve a montar el disipador:
  • Coloca el disipador de manera cuidadosa sobre la CPU, asegurándote de que esté alineado correctamente con los agujeros de montaje.
  • Vuelve a apretar los tornillos del disipador en un patrón de apriete cruzado para asegurar una distribución uniforme de la presión sobre la CPU.
  1. Conecta el disipador y cierra el gabinete:
  • Vuelve a conectar los cables del ventilador del disipador a la placa base.
  • Vuelve a colocar el panel lateral del gabinete y asegúralo con los tornillos.
  1. Enciende tu PC y verifica la temperatura:
  • Enciende tu PC y verifica que todo funcione correctamente.
  • Utiliza software de monitoreo de temperatura para asegurarte de que la temperatura de la CPU esté dentro de los límites seguros.
  • Realizar este mantenimiento cada 6 meses a 1 año asegurará un rendimiento óptimo de tu PC gaming y prolongará la vida útil de tus componentes.